in

Marc Márquez: «No creo que pueda engancharme ni a la cabeza ni al podio»

Cargar el reproductor de audio

Jerez.- Esta es una versión nueva del multicampeón del mundo, que por primera vez en su trayectoria deportiva contemporiza y mide el riesgo, y en muchas ocasiones prefiere tomar un punto de cautela si cree que la cosa pueda acabar en una caída.

Márquez llegó a esta conclusión en el warm up de Mandalika, donde salió catapultado al aire antes de estrellarse violentamente contra el suelo. Aquel accidente le provocó que los problemas de diplopía (visión doble) con los que ya casi se ha familiarizado, se le reprodujeran y le obligaran a perderse aquella prueba (Indonesia) y la siguiente (Argentina).

Desde entonces, el corredor de Cervera (Lleida) no traspasa la línea que cree que puede mandarle al abismo; esto es, a la enfermería. Básicamente, porque ni él tiene el cuerpo para más caídas, ni su moto está en un punto suficientemente óptimo para sacar partido de ello.

Así las cosas, su pronóstico para la sexta parada del calendario no es el habitual: “Nuestra posición natural está entre la quinta y la séptima, eso en una carrera que salga bien”.

Márquez no es de los que se escondía cuando estaba bien, y tampoco es de los que buscan excusas cuando las cosas van mal. Este sábado volvió a recurrir a los rebufos para lograr meterse en la segunda línea, una práctica de la que no se siente orgulloso pero que refleja su capacidad competitiva, y de sufrimiento.
Las últimas noticias sobre Márquez en Jerez:

En su primer intento se pegó a Pecco Bagnaia, autor de la pole con un registro extraordinario. En el segundo, a Fabio Quartararo, el campeón del mundo, que arrancará inmediatamente detrás del italiano de Ducati.

«Ni siquiera pude seguirles. Fabio y Pecco están un paso por delante de todos», aseveró el catalán, que dio casi por perdidas sus opciones de subirse al cajón: «No creo que pueda engancharme al grupo de cabeza ni al que luche por el podio».

Honda sigue dándole vueltas a esa RC213V que tantas buenas sensaciones parecía transmitir en pretemporada, y que si uno se guía por aquello que dicen los pilotos, ha ido a peor.

El #93 volvió a ser el corredor de la marca del ala dorada mejor colocado y saldrá dos posiciones por delante de Takaaki Nakagami (séptimo), y ocho por delante de Pol Espargaró (14º), su vecino en el taller de la escudería patrocinada por Repsol.

«Aún no entiendo dónde está el límite del tren delantero, y por eso ruedo con cautela, sin exagerar. Soy constante, pero lento. En el pasado todo era más fácil; ahora todo es más difícil”, añadió el español, que, eso sí, no tiene ningún reparo en reconocer que si su prototipo no está al nivel que se podría esperar; él, tampoco: «He ganado con motos peores. No todo es moto, también hay algo de pilotaje».

Fuente original

What do you think?

Mirotic y Sanli dejan al Barça tercero

Definido el cuadro de playoff de la LEB Oro en busca de la segunda plaza de ascenso